Análisis – The Sinking City

The Sinking City, en palabras de H.P. Lovecraft, nos adentrará “en mitad de los tenebrosos mares de infinitud” de los que nos encontramos rodeados y de los que no somos capaces de adentrarnos por mucho tiempo.

Acompañamos al detective Charles Reed, en un juego de mundo abierto e inspirado en el universo de H.P. Lovecraft, en la investigación de una misteriosa inundación en la ciudad de Oakmont, Massachusetts, durante los años 20, la cual ha dejado sus edificios y ciudadanos al borde del abismo. Nuestra misión será la de arrojar algo de luz al motivo por el que la sociedad de Oakmont se encuentra al límite del colapso, además de comprender nuestras inquietantes pesadillas ya que parecen estar enlazadas a las de Oakmont.

En las primeras horas de juego el título no decepciona, presentando una ambientación que te trasladan al universo imaginado por el escritor H.P. Lovecraft. La atmósfera de terror y misterio nos sumergirá rápidamente en un clima tétrico el cual nos mantendrá con los cinco sentidos puestos en el juego. Pero a medida que avances en The Sinking City esta atmósfera se difuminará para mostrar ante sí un diseño de elementos repetitivos que te dificultarán la orientación dentro de la enorme ciudad de Oakmont. Reseñando que es en los espacios interiores donde los escenarios se vuelven más monótonos. Al igual que las zonas sumergidas que deberemos recorrer, no aportan nada más que alargar el tiempo de juego de forma poco productiva.

Una vez llegamos a Oakmont empezamos a conocer a distintos personajes que nos irán encargando una sucesión de misiones principales y secundarias que permiten el avance de la trama, estando todos ellos bien definidos dentro de la historia, presentando, en algunos casos, morfologías no humanas muy bien conseguidas. Pero si este diseño de personajes secundarios es un acierto, encontramos la “cruz de la moneda” en la ingente cantidad de personajes que deambulan por las calles, repetitivos hasta la saciedad y con nula interacción con nuestro protagonista. Sumándose a esto, su generación aleatoria que los hace aparecer o desaparecer frente a nuestras narices.

El punto fuerte del juego es su historia que nos mantiene enganchados hasta sus tres posibles finales, los cuales podremos desbloquear en una sola partida, ya que el punto de guardado final se realiza en la última toma de decisiones.

The Sinking City nos presenta un estilo de juego basado en la deducción y descubrimiento de pistas en las diferentes misiones, tanto principales como secundarias. Para ello, el investigador C. Reed cuenta con una sensibilidad especial que le permite reproducir reminiscencias de hechos pasados, así como acceso libre a los archivos y edificios municipales. En mi opinión este sistema de avance se vuelve tedioso en la parte final del título, debido a que siempre seguimos el mismo esquema de resolución, cambiando únicamente la localización.

Con respecto al mapa, la ciudad se encuentra dividida en diferentes barrios, cada uno de ellos con sus edificios emblemáticos que los caracterizan. Para movernos por un barrio, deberemos prestar atención a las marcas de mendigo que señalizan las zonas peligrosas, que están infectadas de criaturas de pesadilla. Una pista, si te atreves adentrarte en ellas tendrás una merecida recompensa, puesto que la escasez general de recursos será un lastre que puede acompañarte toda la partida. Y el uso del mapa será fundamental, ya que se nos permitirá ir marcando la localización de las diferentes pistas, como de las zonas de peligro, así como para ayudarnos a orientarnos dentro de estas calles tan poco diferenciadas.

Llegando a su “gameplay” The Sinking City tiene mucho que mejorar, ya que su control no está bien trabajado. El sistema de lucha es tosco y poco preciso, haciendo que hasta la animación del personaje quede rígida y poco lograda. Es en general tan deficiente que el propio título te avisa que en caso de enfrentamiento, nuestra mejor opción el la huida, sin mirar atrás. Resulta muy fácil quedar atrapado entre elementos del entorno los cuales el personaje se verá incapaz de sobrepasar. Este manejo tan pobre hará que la dificultad del juego crezca de forma artificial, ya que en muchas ocasiones notaremos como morimos de manera injusta.

Y será mejor no morir, ya que cada muerte nos llevará a una pantalla de carga de un minuto, para reaparecer en la zona segura más cercana a nuestra eliminación. Tiempos de carga excesivamente largos que convierten a The Sinking City en un juego tedioso por la espera. Y esto no ocurren solo al morir, también al tener que sumergirnos, al entrar en diferentes departamentos o tras las diferentes cinemáticas. No se como se comportará en PC, pero jugarlo en una Xbox One X deja mucho que desear en los momentos de carga.

Nuestro personaje podrá sufrir daño y pérdida de cordura. El daño físico vendrá producido por las criaturas de pesadilla como por otros personajes y caídas de altura dentro del escenario. Para restablecer salud y cordura contaremos con unos kits que podremos crear por nuestra cuenta dentro del inventario y teniendo los recursos necesarios. La cordura caerá conforme usemos nuestro poder de detección, como al luchas contra personas en las calles de Oakmon, lo que provocará la aparición de visiones, deformación de la imagen y lo que es peor, la aparición de nuevas criaturas de pesadilla.

Por el resto de aspectos, el apartado sonoro no destaca, presentando cortes en la banda sonora en las pantallas de carga. La presencia de bugs elevada, pero que es cuestión de tiempo y trabajo de solventar, como su iluminación, la cual es otro punto positivo para el juego, estando muy bien integrada dentro de los diferentes escenarios.

En The Sinking City encontramos un juego con una gran historia y ambientación que sobresalen sobre el resto de características del juego, y que lo convierte un juego indispensable para los amantes del misterio pero pobre en jugabilidad y bastante repetitivo, por lo que quizás sea conveniente esperar un tiempo para que el equipo de desarrollo pula el título en su control, “bugs” y elementos secundaria, junto con una reducción moderada de su precio de lanzamiento.

The Sinking City, en palabras de H.P. Lovecraft, nos adentrará "en mitad de los tenebrosos mares de infinitud" de los que nos encontramos rodeados y de los que no somos capaces de adentrarnos por mucho tiempo. https://youtu.be/O-0PoxZBOiE Acompañamos al detective Charles Reed, en un juego de mundo abierto e inspirado…

The Sinking City

Nota Final – 7

7/10

Terror Lovecraftiano

Una historia y ambientación salvavidas que mantiene a flote a The SInking City. Pero con aspectos de jugabilidad y optimización a mejorar.

¡Cómpralo aquí!
Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.
GIF Cosmico
About the author

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.