Análisis – The Occupation

Resulta del todo curioso, como por más años que pasen, por mucho que se evolucione en el sector del videojuego y por mucho que los desarrolladores estén mejor formados, nos sigamos encontrado títulos que repiten fallos de bulto de juegos de pasadas generaciones. Y es que The Occupation a pesar de disponer de la tecnología para realizar un juego de precisión suiza, termina siendo un reloj de arena el cual en su interior sus granos han quedado parcialmente cementados y de vez en cuando es necesario sacudirlo para que vuelva funcionar con normalidad.

The Occupation es un juego en primera persona, donde en la piel de Harvey Miller, periodista, trataremos de esclarecer los hechos acontecidos en el año 1987 en el Reino Unido tras un ataque terrorista el cual ha dejado una serie de muertes.

El ataque terrorista viene como respuesta a una serie de medidas tomadas por el gobierno británico para solucionar una grave crisis económica y de productividad, en donde el paro no deja de crecer. Como solución popular el gobierno buscará la deportación masiva de inmigrantes elaborando para ello una ley de inmigración, la cual llevará asociada una reducción de las libertades generales del pueblo británico. Y es nuestro deber como periodista buscar la verdad sobre estos fatídicos hechos, puesto que hay un principal sospechoso el cual jura no tener relación con los acontecimiento.

Con esta premisa en forma de thriller político nos embarcamos en The Occupation, tomando el papel del ya citado Harvey Miller a la búsqueda de respuesta en el epicentro del atentado, las oficinas de Bowman Carson. Será en el interior de sus oficinas, despachos, salas de reuniones, zonas de exposición, etc donde realizaremos nuestra labor de sabueso a la búsqueda de pistas y contraseñas que nos ayuden a entender que está ocurriendo y así tratar de poner en evidencia a algún pez gordo. Para ello, además de pistas con las que interrogar a los diferentes trabajadores de Bowman Carson, también deberemos hacer uso de objetos del entorno para poder acceder a determinados lugares, ya sean despachos u ordenadores. Todo ello con total libertad de movimiento, ya que no tendremos un camino fijado. Dependerá de nosotros el explorar todo el escenario para así conocer todos los posibles pasadizos y atajos con los que poder burlar a la inteligencia artificial y además encontrar las diferentes piezas que nos permitan armar este rompecabezas político.

Será cuando manejemos a otros personajes cuando el juego se vuelva algo más lineal, pero son pequeños interludios los cuales nos permitirán conocer un poco mejor al resto de personajes implicados en la trama. Pero al igual que durante las secciones de espacios abiertos manejando a Harvey Miller, deberemos de resolver una serie de rompecabezas que nos permitan el avance y desenlace de la historia.

Todo ello tendremos que realizarlo a contrarreloj, ya que el tiempo se presenta como protagonista principal dentro de su mecánica a modo de reloj de pulsera. Y es que en The Occupation el tiempo es clave, y cada segundo que pasa en el juego es información que dejamos de conocer, puesto que el tiempo es un continuo el cual no se puede recuperar. Realmente es donde muestra su genialidad. Por lo que será fundamental estar en el lugar y tiempo adecuado si queremos poder presenciar ciertos actos o conversaciones. O incluso si no queremos ser interrumpidos “infraganti” en nuestra investigación. Lo que le otorga a The Occupation una enorme rejugabilidad, ya que será necesario volver a jugar la historia si queremos saber toda la verdad. Realizar una segunda e incluso tercera partida para poder conocer todos los entresijos del juego es fundamental, ya que en nuestra primera partida andaremos totalmente desorientados y sin saber donde empezar nuestra búsqueda de pistas, ya que no dispondremos de mapa alguno. Según exploremos y conozcamos la zona, nos permitirá en posteriores partidas poder abarcar más pistas en menos tiempo y así tener una visión más global de que está pasando a cada minuto en las instalaciones. Pero lo que debemos tener claro es que el juego no permite rejugar un capítulo de forma aislada, sino que deberemos comenzar y terminar de principio a fin toda la historia. Es por lo que creo que solo han dejado la opción de una ranura para guardar partidas. The Occupation busca una experiencia más cercana al mundo del cine, en donde este tipo de temática está más explotada.

Una vez tratada las mecánicas del juego, en donde realmente se ha lucido el equipo de White Papers Games, llegamos al que a mi parecer es donde el juego baja el nivel presentando una amplísima variedad de errores, ya sea a modo de bugs, una interfaz poco cuidada o problemas con la inteligencia artificial.

Mi copia para realizar este análisis llego para la plataformas de Xbox One. Y decir que este análisis se ha demorado tanto por culpa de los famosos “parche día 1”. El juego llegó roto, me era del todo imposible jugarlo puesto que la retícula de selección de objetos estaba completamente desajustada, haciendo imposible la selección de estos. Pero bueno, estaba claro que era un fallo que tenía que tener una rápida solución, aunque no fuese instantánea, con una nueva actualización.

Una vez resuelto este fallo de bulto, el cual me hizo sospechar que el juego había sido porteado a consola sin el tiempo suficiente para pulirse, pude comenzar mi primera partida. Pero ya inmerso en la trama propuesta por The Occupation llegaron el resto de fallos que presenta el título. Comenzando por una inteligencia artificial capaz de ver a través de muros y persianas, como al mismo tiempo capaces de perderte de vista con doblar una esquina, o quedarse inmóviles sin dejarte opción de avanzar. Una interfaz muy poco cuidada, en donde los textos traducidos al castellano aparecen sobreimpresos en los textos originales en inglés, lo que dificulta su legibilidad y dificulta la inmersión, además de también solaparse al entrar en conflicto las reproducciones de audio a la vez que conversaciones o pensamientos de nuestro propio personaje. Diálogos ya en textos con pistas, o en conversaciones relevantes con npc sin traducir, haciendo que aún te encuentres más perdido en tu primera partida. Y lo que me llamó la atención fueron los tirones que producía el título al jugarlo en Xbox One X. Todo eso mezclado y agitado con un manejo tosco del personaje, tanto a la hora de desplazamientos en zonas estrechas y cerradas, como por la interfaz de los diferentes equipos del juego (ordenadores y contestadores automáticos en su mayoría). Claramente pensado para ser manejado con ratón en un ordenador. Y sin olvidar, que aunque en los ajustes te permita adaptar el tamaño de fuente de los textos, esta permanece invariable y diminuta durante las diferentes cinemáticas que vemos en el juego, siendo preciso acercarte a la pantalla para poder leer las conversaciones. Otro aspecto que considero estaba pensado para su legibilidad a la distancia un una pantalla de ordenador.

Pero por no terminar este análisis con mal sabor de boca con todos estos problemas, que por el bien de la desarrolladora y el juego deberían de solucionar lo antes posible, hablemos del apartado artístico. Artísticamente el juego es una delicia, plasmando de forma espectacular la sociedad británica de los años 80. Es verdad que los gráficos no son realistas, pero a mi forma de verlo, creo que este tipo de diseño es todo un acierto para este tipo de historias en videojuego, ya que ayudan a centrarte en la trama, que por otro lado, si consigues desbaratar todo este entramado de intrigas, te dejará con un muy buen sabor de boca. Respecto al apartado sonoro, el juego esta bastante acertado.

A modo conclusivo opino que The Occupation necesita mucho trabajo para ser un juego disfrutable, en el cual poder sumergirte en su historia y gran narrativa para así pasar un par de tardes dentro de un thriller político. Sería preciso esperar una temporada para que el equipo de White Papers Games trabajen en todos estos aspectos y para que así se vuelva un reloj suizo y sea merecedor de nuestra inversión económica y de tiempo.

Resulta del todo curioso, como por más años que pasen, por mucho que se evolucione en el sector del videojuego y por mucho que los desarrolladores estén mejor formados, nos sigamos encontrado títulos que repiten fallos de bulto de juegos de pasadas generaciones. Y es que The Occupation a pesar…

The Occupation

Nota Final – 5.5

5.5/10

A contrarreloj

Un thriller político en el que controlaremos a un periodista el cual busca esclarecer todo lo relacionado con un atentado acontecido en el Reino Unido en el año 1987, y la mecánica principal sera el tiempo.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!
GIF Cosmico

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.
GIF Cosmico
About the author

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para continuar tienes que aceptar la política de cookies. Más información.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar