Análisis – The Division 2

La última línea defensiva de élite muestra toda su potencia, jugabilidad y cientos de horas de diversión para salvar Washington D.C. de la más absoluta anarquía y descontrol.

En The Division 2 tomaremos el control de un agente civil de élite, en donde podremos elegir según nuestras preferencias en su aspecto y género. Como agente de alto nivel recibiremos la misión de viajar hasta la ciudad de Washington D.C. para convertirnos en una pieza fundamental del complejo sistema político y orden que reina en las calles y edificios majestuosos de la capital de los Estados Unidos.

Como jugador novel dentro de la franquicia de The Division, poco conocía sobre la trama que aconteció en el título que dio origen a la saga, pero fue sencillo, tras indagar por la web, conocer el “momento histórico” en el cual me encontraba inmerso. De forma muy simplificada en The Division vivimos la experiencia de descubrir el origen del “dinero negro”, el cual ha sumido en el más absoluto caos a la sociedad moderna, puesto que estaba impregnado de un agente tóxico extremadamente peligroso para el ser humano. Todo ello mezclado con giros de guión dentro de una trama política sobre el poder mundial.

Una vez llegamos a Washington D.C. en The Division 2 este trasfondo de lo acontecido en el primer título se mantiene, pero en este nuevo capítulo parece dejar de ser prioritario. Y esto es debido a que como un iniciado en la franquicia The Division, en esta segunda entrega durante el modo campaña su historia no me ha llegado a impresionar, como parece ser que fue uno de los puntos fuertes en su origen. Pero aclarando que en mi opinión el juego nos embarca dentro de un contexto y argumento de lo más interesante. Mejorando mínimamente su historia en las fases finales del juego.

Y entonces, ¿cuál es nuestro objetivo en la campaña de The Division 2? Sencillo. Nuestra finalidad será la de reflotar Washington D.C y poner fin a las “3+1” facciones generadoras de la inestabilidad. Con este simple argumento The Division 2 ejecuta, el que para este humilde analista, es el mejor título RPG-shooter de recolección que encontramos a día de hoy en la actual generación de videojuegos. Ya que es un juego en el que todo lo que hace, lo lleva a cabo de forma sobresaliente.

The Division 2 pone ante nuestros mandos tres modos de juego, nos referimos a un “modo campaña“, un “modo cooperativo” y un “modo PvP“. Aunque bien es cierto que el “modo cooperativo” realmente es una función que puede implementarse tanto en su campaña como en el de PvP. Y claramente, este “modo cooperativo” es para el cual está pensado The Division 2. Ya que jugar la campaña de forma individual puede convertirse en una tarea ardua y exasperante, ya que según vayamos avanzando, y las facciones enemigas se vuelvan más astutas y especializadas, con jefes más blindados y mejor protegidos, será necesario si queremos progresar y poner fin a la misión, echar mano de amigos u otros jugadores para que con un extra de potencia de fuego, salir bien parados de estas “mazmorras”. No creo que sea imposible superar algunas fases sin ayuda, pero el intentar superarlas en solitario puede arruinarte la experiencia de este maravilloso título. Sobretodo si el tiempo que tienes para invertir a videojuegos es limitado.

Centrándonos en la campaña encontramos un corte clásico de juego de mundo abierto, en el cual iremos desbloqueando misiones de tipo principal y secundario según avanzamos y conocemos a nuevos personajes. Misiones principales que tienen un corte más de “pasillo“, donde realizar diversos objetivos en localizaciones más cerradas.

Pero mientras viajamos de misión a misión, y sobretodo si nos gusta la exploración, en cada callejón, bifurcación o parque encontraremos señales de interrogación y marcadores los cuales nos advierten de situaciones en las cuales intervenir de forma opcional para solventar una pequeña crisis. Me refiero a situaciones tales como evitar ejecuciones públicas, rescatar rehenes de las diferentes facciones o evitar el robo de suministros. Misiones que encontraremos al explorar esta detalladísima ciudad. Y aunque pensemos que son objetivos menores no debemos bajar la guardia, ya que la mayoría de ellos se desarrollarán en escenarios abiertos, donde la inteligencia puede parecernos injusta haciendo aparecer enemigos a nuestras espaldas sin previo aviso y así vernos flanqueados y sin posibilidad de éxito. En mi experiencia de juego personal, jugando en modo solitario, este tipo de situaciones me ha llevado más a la muerte que misiones principales y secundarias en donde los enemigos no pueden aparecer por la espalda puesto que las localizaciones son cerradas.

Dentro del modo campaña también encontraremos misiones de control de puestos avanzados ocupados por alguna facción o la de erradicar fortalezas, las cuales podremos utilizar para realizar “viajes rápidos” sin necesidad de patearnos Washington D.C. ya que The Dvision 2 nos presenta un mapa reconstruido a escala 1:1 con cuidadísimos detalles de una ciudad devastada y recuperada por la naturaleza, a la vez que integra algún guiño a títulos de la propia Ubisoft.

Durante la campaña, tendremos tres zonas seguras o asentamientos, uno de ellos el propio capitolio, a donde tendremos que acudir para mejorar nuestras habilidades, tanto activas como pasivas, a la vez que recibiremos las recompensas por nuestras acciones y los frutos de nuestra inversión en determinados proyectos los cuales también repercutirán de forma muy positiva en los asentamientos y en sus ciudadanos. En dichos asentamientos encontraremos también nuestro alijo en donde poder almacenar nuestros botines más preciados y así no venderlos en un despiste a cambio de dinero. Aunque el juego te da la posibilidad de recuperarlos.

Dentro de la campaña deberemos combatir contre 3+1 facciones. ¿A qué me refiero con el 3+1? Esta forma de expresarlo viene dada a que el juego ofrecerá en su “Endgame” una segunda vuelta al título en donde las tres facciones de la campaña inicial (formadas por las Hienas, los Parias y los Hijos Verdaderos) son sustituidas por una nueva facción (puesto que las otras tres han sido erradicadas) de nombre Colmillos Negros mucho más inteligente y mejor armada. Estos Colmillos Negros vienen a representar la imagen especular de los agentes de The Division en la franquícia. Ya que presentarán habilidades y armamento tanto o más potente que el nuestro. Lo que supondrá un verdadero reto para los jugadores experimentados. Todo ello a través de los mismos escenarios jugados durante la primera vuelta, ya que estos escenarios han sido tomados por la facción Colmillos Negros. Este truco hace que el juego multiplique sus horas de diversión de una forma exponencial, ya que completar las misiones no va a ser tarea sencilla ni en equipos bien coordinados.

En esta ocasión he comenzado la casa por el tejado en lo referente a las facciones, ya que antes de poder conocer a los Colmillos Negros deberemos erradicar a las otras tres repartidas por el mapa de Washington D.C. The Division 2 ha querido que cada facción tuviera su propia personalidad, por lo que cada grupo de estos desalmados tienen sus vestimenta representativa y sus propias tácticas de guerra. Los que encontraremos al comienzo del juego y por los niveles iniciales será a la facción Hienas, la cual sus combatientes presentan una adicción a una droga que potencia su vitalidad y los vuelve impredecibles, haciéndoles abusar de los ataques a melé o el “rush“. Luego tenemos a los Parias, liderados por una mujer sedienta de sangre que busca vengarse tras verse sometida a una cuarentena, y la cual busca propagar al máximo la enfermedad causada por este dinero negro. Para ello tratará de poner fin a nuestras vidas con mucho fuego a modo de explosivos. Ya que entre sus adeptos encontraremos guerreros los cuales estarán dispuestos a inmolarse por conseguir sus fines. Y como última facción de esta trinidad inicial están los Hijos Verdaderos, señores de la guerra paramilitares con un armamento extenso y con tácticas más depuradas y mortíferas, ya que buscarán en todo momento la emboscada para someterte y terminar con la vida de los agente de The Division.

Según completemos misiones y vayamos eliminando a las diferentes facciones podremos ir mejorando las diferentes habilidades activas y pasivas que se nos presentan en el juego. La elección será totalmente personal, y de nuestra selección dependerá nuestra forma de afrontar el juego, ya sea de modo más ofensivo o defensivo. Entre las habilidades activas presentes nos encontraremos drones de asalto, lanzadores químicos, minas rastreadoras, enjambres y escudos. Cada una de estas habilidades a su vez presentará entre tres o cuatro configuraciones que también podremos ir desbloqueando a nuestra elección y según nuestro estilo de combate mediante complementos de tecnología avanzada que recolectaremos por las calles o en misiones. Realmente es aquí donde el RPG del título tiene su mayor profundidad, ya que afectará a que creemos un equipo de lo más completo en nuestras partidas cooperativas. Aunque tengamos desbloqueadas todas las habilidades, durante el desarrollo de las misiones tendremos que optar solamente por dos de ellas, en una única configuración, a la hora de entrar en combate.

Y con todo este contenido y ya bien armados, y con unas habilidades resultonas nos enfrentamos al “Endgame” y a los Colmillos Negros. Y es cuando el juego aún nos sigue ofreciendo más donde elegir, ya que al alcanzar el nivel máximo llegan las “especializaciones” y la mejora de nuestro agente. Hay un total de tres, y cada una de ellas viene acompañada de un arma y habilidades que las diferencias de las otras. Entre las opciones están el “Especialista en Supervivencia” el cual irá equipado con una ballesta de precisión y habilidades de creación de trampas y efectos de estado. La “Experta en Demoliciones” con un lanzagranadas que volverá los enfrentamientos en un caos. Y finalmente la “Tiradora“, la cual contará con un fusil de francotirador para los que quieren acabar con sus enemigos a largas distancias. Pero todo esto solo llegará al alcanzar el nivel 30 de nuestro agente.

Al alanzar este nivel máximo es cuando el juego te permitirá el acceso al PvP: Zonas Oscuras y Conflicto, en donde enfrentarnos a otros jugadores y así conseguir más y mejor armamento y equipación. Lamentablemente aún no he tenido el tiempo suficiente como para exprimir esta parte del juego, por lo que mis opiniones vienen más referidas a una mínima experiencia. Pero ya os confirmo que no veo el momento en el que entrar con amigos y exprimir la Zona Oscura.

La Zona Oscura esta dividida en tres, en donde podremos explorar de forma individual o cooperativa para adquirir nuevo y más valioso armamento y equipación. La Zona Oscura se basa en lo imprevisible, ya que podremos encontrarnos frente a agentes renegados los cuales quieran adueñarse de nuestro botín u objetivos. Fase en la que el juego nos iguala a los diferentes jugadores, ofreciendo una experiencia justa y llena de diversión manteniéndonos siempre en tensión y con los ojos muy abiertos.

Y The Division 2 también llega con su “Conflicto“, experiencia PvP en la que grupos de agentes se enfrentarán en mapas exclusivos donde jugar a un modo escaramuza basado en la mecánica del “deathmatch” por equipos y el modo dominación, en el cual tendremos que hacernos con el control de diferentes zonas del mapa.

Dentro del apartado sonoro, felicitar a The Division 2, ya que el juego viene totalmente doblado a varios idiomas, entre ellos al castellano, por lo que podremos disfrutar de una mayor inmersión en los gameplays y en las poquitas cinemáticas que ofrece el título. Y si viene doblado, también lo encontramos totalmente traducido, incluso con un alto nivel de personalización a la hora del tamaño de la fuente, facilitando a los que carecemos de la mayor agudeza visual de una lectura confortable.

Pasando al apartado gráfico, es verdad que el juego es un portento dentro de los juegos que aparecen a día de hoy en el mercado, realmente se disfruta viendo como se ha representado hasta el mínimo detalle la ciudad, y lo bien que se ve a los diferentes protagonistas de la historia. Mi copia del juego llegó para PS4, y he tenido la oportunidad de jugarla en un modelo Slim y en uno Pro. Aquí la potencia importa, ya que el modelo Slim en ocasiones y tras un viaje rápido ha llegado hasta necesitar 5 segundos para cargar todas las texturas de los escenarios (hablo de carteles publicitarios o contenedores de basura), pero imagino que es un precio a pagar ante juegos que ya piden a gritos una nueva generación de videoconsolas con procesadores gráficos de mayor potencia. Los momentos de jugar en PS4 Pro han sido más placenteros, ya que los tiempos de carga de veían mínimamente reducidos, así como la velocidad de carga de las diferentes texturas. Imagino que jugar al título en un PC de alta gama tiene que ser un orgasmo visual para nuestro cerebro. Y en las que animaciones de muerte, impactos de bala y explosiones, saltos de muros y cualquier otra acción que esté disponible por parte de nuestro agente están cuidadas y trabajadas al mínimo detalle, que le dan vida propia al juego. Realmente un disfrute poder jugar a un juego así.

Y para finalizar hablar de su jugabilidad, de su manejo y comportamiento del personaje. Realmente estoy encantado por lo bien que se siente manejar el personaje y el apuntado. Este es rápido, y ayudado parcialmente en el apuntado, pero lo suficiente como para que dependa de tu precisión y pulso el poder tener continuamente marcado a un objetivo. Además el juego en su modo cooperativo otorga a los jugadores de menor nivel una equiparación al nivel del jugador propietario de la misión o creador de la partida para así hacer una experiencia de juego más justa, buscando la igualdad. Y ofreciendo recompensas que posteriormente se ajusten a nuestras partidas individuales, evitando recoger armamento que en nuestras partidas individuales rompan la balanza a nuestro favor.

Como conclusión final, The Division 2 es un juego eterno, un exponente del más alto nivel de los videojuegos de actual generación. Un espejo al que otros muchos juegos debieran asomarse y sin copiarlo, ya que es único y lo que trasmite no puede ser copiado si no es con mucho trabajo, dedicación, cariño y empatía por sus usuarios y un toque de genialidad. Un título indispensable, a mi parecer, en una buena colección de shooters. Y que puede terminar siendo el mejor juego de su género de la actual generación de videoconsolas. Y que además promete a sus usuarios que irán recibiendo en forma de DLC nuevos contenidos que harán que el juego se vuelva incombustible y que puedas jugar a él hasta el día en que salga al mercado una continuación de la saga.

La última línea defensiva de élite muestra toda su potencia, jugabilidad y cientos de horas de diversión para salvar Washington D.C. de la más absoluta anarquía y descontrol. https://www.youtube.com/watch?v=UOAw9T2AnWU En The Division 2 tomaremos el control de un agente civil de élite, en donde podremos elegir según nuestras preferencias en…

The Division 2

Nota Final – 9.5

9.5/10

Diversión

El nuevo referente de los shooter-RPG donde mejorar nuestro personaje con habilidades y armamento será imprescindible para finalizar la campaña, a la vez que ofrece un multijugador de lo más versátil y divertido. Un gran exponente gráfico de la actual generación que derrocha genialidad.

¡Cómpralo aquí!
Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!
GIF Cosmico

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.
GIF Cosmico
About the author

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para continuar tienes que aceptar la política de cookies. Más información.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar