Análisis – Shadow of the Tomb Raider

En apenas cinco años, hemos podido ver como Square Enix retomaba una licencia que estaba en un mal momento y la convertía en una serie de juegos notables que termina con esta entrega a modo de cierre, pero que nos deja con sentimientos encontrados porque a pesar de ser un gran título, el desarrollo pierde un poco de fuelle.

No podemos decir que Lara volviese con estas nuevas entregas a donde estuvo allá a mitad de los noventa, donde se convirtió en un referente y cuya segunda entrega se marcó como uno de los mejores títulos de aquel año, pero es cierto que tanto Tomb Raider (2013) como Rise of the Tomb Raider, nos traía a una Lara que pasaba de 0 a 100 a golpe y porrazo.  Con una primera entrega muy localizada donde Lara naufragaba con varios de sus compañeros y se las apañaba para sobrevivir en un guión que pese a estar firmado por Rhianna Pratchett flojeaba por un desarrollo poco sorpresivo.

Ya con la actual generación, tuvimos una secuela que fue una exclusiva temporal para la máquina de Microsoft y donde se mejoraba el desarrollo argumental pero pecaba en que la ambientación parecía menos variada que la primera entrega, pese a que esta se desarrollase en una sola isla.  El juego en general tuvo buenas críticas pero no llego a destacar como un desarrollo de gran presupuesto, aun así, solo faltaba una entrega más y es la que hemos tenido el placer de jugar.

Aunque antes de entrar en materia, quisiera destacar el hecho de que actualmente tenemos tantas novedades y tantas cosas interesantes, que sacar esta entrega entre títulos como Spiderman o el próximo Red Dead Redemption 2, sea una locura pero sea la única opción viable, cosa que ha hecho que todo lo que se podría hablar de este juego, se ha visto opacado por docenas y docenas de noticias referentes a otras novedades.  ¿El resultado? Pues que probablemente todo esto afecte a un ritmo de ventas que se puede tornar como inmerecido para un juego que decimos desde ya, es impresionante en lo técnico, pero quizás algo más flojo en otros puntos.

Destacamos que Crystal Dynamics no está detrás de este título, ya que está en otros menesteres que probablemente tendremos más información en los próximos meses, pero por ahora nos quedamos con que EIDOS Montreal ha tomado el relevo y aunque las bases siguen siendo las mismas, los cambios están ahí.

Nos vamos a tierras mejicanas, con el trasfondo maya por medio, pero no sin antes de poder ver una entrada espectacular donde damos por imposible la supervivencia de nuestra protagonista, sabemos que no nos tenemos que preocupar pero tras ello nos vamos a una suerte de tutorial que nos servirá para retomar los controles que nos han acompañado en las anteriores entregas y con ello podremos ver que volvemos a los saltos con los piolets, retomamos el arco y nuestra afición a recoger materiales de todos lados.  Es algo que no nos importa pero ya se nos muestra que las formas de hacer las cosas de Lara, seguirán por el mismo camino.

Una Lara que sorprende por ser capaz de matar a docenas de mercenarios por su fin y por la cual, si meditásemos tan solo un poco en lo que hace y por lo que lo hace, nos mostraría que realmente es un verdadero monstruo… pero no nos quejemos, es un videojuego y así tienen que ser las licencias jugables para que no nos durmamos tras varios minutos de escenas de sigilo, y lo que pudiéramos decir de nuestra protagonista, podríamos decirlo cien veces más alto de Nathan Drake, que tendría que ser declarado como todo un genocida.

Tendremos en torno a unas quince o dieciséis horas por delante donde se resume todo en puzzles, acrobacias y masacres, con los consecuentes tramos argumentales y sin entrar en misiones secundarias y elementos que están ahí para que los jugadores se planteen una segunda vuelta a un juego que es agradecido en ello, pese a que mis palabras puedan indicar todo lo contrario.  Pero es que la principal queja que me proporciona este título es que no llega a sorprender, se queda lejos de ello y quieres más pero no lo recibes, te da la sensación de que vas a una cueva, a la siguiente y a la siguiente y así hasta que terminas, mostrando lo peor de Rise of the Tomb Raider, pero en esta entrega.

Tenemos pequeños detalles no vistos en otras entregas, como las pequeñas mejoras en el sigilo, que si bien no es un elemento que en lo personal me termine de gustar, esta mejor implementado con ideas como poder usar elementos del entorno para ocultarse mejor.

Y bueno, que decir que volvemos a retomar los arboles de talentos, y que si queremos completarlos tendremos que ir sumando puntos que solo conseguiremos dando más allá del 50% del juego que es lo que se considera la historia completa.  En este árbol de talentos, Lara tendrá cinco ramas diferentes para subir características que nos ayudarán al desarrollo de la aventura.

Pero si no queremos continuar con el argumento y nos pasamos a lo técnico, aquí es donde podemos decir que este Tomb Raider se lo lleva de calle, ya que espectacular es quedarse corto.  Hablamos que hemos tenido la posibilidad de jugarlo en su versión para Xbox One X y hemos podido probarlo en su modo resolución y su modo rendimiento, siendo el segundo preferido por mi parte por los resultados que da.  Un juego espectacularmente detallado y con una iluminación que está a otro nivel, ya no hablemos de los modelados de personajes y de la animación de estos que es sin duda sobresaliente a lo que solo podemos achacarle el hecho de que pequeños fallos gráficos y detalles, afean un resultado sobresaliente.

El resultado como indicaba en este modesto artículo, es que Shadow of the Tomb Raider no es un título sobresaliente, pese a que se disfrute desde el primer momento,  y finalmente se queda en ese tipo de juegos que una vez que lo completas, pasa a la estantería y tu memoria se hace el esfuerzo extra de olvidar todo lo referente a el, ya que en ningún momento te ha terminado de llevar de la mano a algo más grande, o al menos, más novedoso.

En apenas cinco años, hemos podido ver como Square Enix retomaba una licencia que estaba en un mal momento y la convertía en una serie de juegos notables que termina con esta entrega a modo de cierre, pero que nos deja con sentimientos encontrados porque a pesar de ser un…

Shadow of the Tomb Raider

Nota Final – 8.3

8.3/10

Disfrutable

Shadow of the Tomb Raider no es un mal título, pero aunque en lo técnico es impresionante, en el desarollo puede llegar a no ser demasiado sorprendente y esto le lastra si quiere destacar.

Shop Now
Puntuación de Usuarios: 4.6 ( 1 votos)
Gref

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte.Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.
Gref
About the author

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte. Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para continuar tienes que aceptar la política de cookies. Más información.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar