Análisis – Senran Kagura: Peach Beach Splash

De verdad, no podía creerme un juego como el primer Senran Kagura en Nintendo 3ds, ya que la temática y la sexualización de personajes es tabú en na compañía como es Nintendo para ciertos asuntos, y es que desde esa primera entrega nos pudimos dar cuenta de que la principal baza de esta licencia estaba en los pechotes de las protagonistas, aunque detrás siempre tuviésemos un juego que no era realmente malo pero no pasaba de correcto.

Y llegaron más y mas títulos, una secuela de la entrega de 3DS y los títulos para PS Vita, y de ahí el paso también a Ps4.  Las ninjas de Senran Kagura, que por cierto no había mencionado este detalle sobre su situación laboral en el mundo del asesinato y el espionaje, volvían una y otra vez, con juegos picantones y una jugabilidad más que correcta, lo suficiente como para que tuviese su propia legión de seguidores.

En este caso, nos toca un nuevo spin-offs y podríamos decir que no es el mas raro, pero si es un tanto particular, ya que hablamos de un shooter en tercera persona armados con pistolas de agua, con un enfoque tanto para el monoplayer como para el multiplayer.

El argumento y la ambientación, es una excusa para encajar como se pueda un guión que no tiene demasiado peso sobre el juego y que está más por estar que otra cosa.  Una premisa de un torneo ninja donde las únicas armas que se nos permite son las susodichas pistolas de agua, que nos permitirá mojar a nuestros rivales y forzar una serie de escenas avergonzantes para el punto de vista de alguien ya entrado en años.  Pero todo se hace para favorecer el fan service y hay que decir que lo hace bastante bien.

Nos encontramos ante un juego en tercera persona, bastante ágil en su desarrollo donde podemos adoptar el sistema de apuntado y fijación de objetivos automático o manual, siendo preferible el primero por la jugabilidad del propio título.  Tendremos por delante un escenario delimitado en el que podremos derrotar a nuestros enemigos o apoyar a nuestros compañeros en la búsqueda de la victoria.

La cantidad de armas disponible es variada, y hasta en cierta forma uno empieza a imaginarse esto como un enfoque un tanto Splatoon pero más subido de tono si cabe, porque si, sabemos que las calamarciñas van provocando.  Tendremos metralletas, rifles de francotirador o incluso mangueras, entre tantas opciones que nos permitirá acabar con los rivales o humedecer a nuestras compañeras para provocarles ciertos estados… alterados.

Ya sabemos que alguno pensará que este es uno de esos juegos destinado a un público de hormonas revolucionadas o directamente muy fan de lo suyo, pero como en todas las entregas de la saga no tendremos más desnudos que insinuaciones variadas, movimientos sexualizados y comportamientos que harían sonrojar a una cabra albina.  Pero nada de pezones y menos, de lo otro y es que si buscáis algo de eso os tendré que recomendar otro tipo de obras muy diferentes y más directas, pero no la saga Senran Kagura.

Pero continuemos tras este pequeño paréntesis, y es que el desarrollo de la campaña está dividido por arcos argumentales de las facciones disponibles, con una cadena de misiones cortas en donde destacan las que tendremos que enfrentarnos a los jefes finales, pero no os esperéis un contenido para docenas de horas, al menos no en esta campaña.

También tendremos un modo arcade, para partidas cortas con la IA, donde actuaremos básicamente en escenarios pequeños y atestados de enemigos, pero que durante unas partidas, nos dará lo que buscamos, aunque hay que destacar que la dificultad de las mismas no es extremadamente alta que digamos.

En cuanto al multijugador, dispondremos de diferentes modos, que van desde el versus clásico, a conquistar las bases o un captura el sujetador, que sustituye al clásico captura la bandera.  Un multijugador que cumple las bases de lo que se pide, pero cuyo principal defecto es que casi siempre nos encontraremos contrincantes con demasiadas horas a la espalda y con muchísimas mejoras en sus equipos con respecto a lo que puedas disponer de serie.

Hay que tener en cuenta que para poder progresar, tendremos que conseguir cartas, y para conseguirlas tendremos que trabajarnos muchísimo las opciones de un solo jugador porque avanzar en el multi es casi imposible de primeras, por lo que de por si nos encontramos que tras tres-cuatro partidas iniciales sabes que no tienes nada que hacer y si quieres intentar conseguir todas armas y niveles que puedes obtener de estas cartas, no hay que pisar el multi, al menos no en principio.

Pero bueno, el resultado final funciona, no es que estemos delante de un título sobresaliente pero al fin y al cabo es un juego de nicho que agradecerán todos los fans de Senran Kagura, en un juego que no es el mejor que tendremos, pero tampoco el peor y que para muchos, no le importa la nota que venga a final de esta review porque tendrá decidida su compra desde el primer minuto en el que supo que Badland Games lo iba a traer a nuestro país.

 

 

De verdad, no podía creerme un juego como el primer Senran Kagura en Nintendo 3ds, ya que la temática y la sexualización de personajes es tabú en na compañía como es Nintendo para ciertos asuntos, y es que desde esa primera entrega nos pudimos dar cuenta de que la principal…

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Nota Final – 6.9



6.9/10

De nicho

Senran Kagura tiene un público, que ya conocemos, y este título va directamente para ellos. No es el mejor en su género, e incluso nos costaría definir su género, pero la carga de fan-service en este caso está al gusto del cliente.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte.Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.
Gref
About the author

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte. Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.