Análisis – Remnant: From the ashes

Resulta curioso como las mayores alegrías vienen en muchas ocasiones acompañadas de lo inesperado, y en otras, cuando tenemos un “hype” por las nubes a la espera de un acontecimiento, o en el caso que nos ocupa, de un videojuego, llega su lanzamiento y no termina cubriendo nuestras expectativas.

Refiriéndonos a Remnant: From the ashes nos encontramos, o al menos desde mi perspectiva, en la primera de la situaciones. Un título del cual no tenía ningún tipo de información, un vacío en este universo del videojuego plagado de lanzamientos semanales, de los que hay tan buenos títulos y con una promoción tan alta, que muchos otros terminan pasando desapercibidos y por desgracia nunca jugaremos. Pero los dioses me han sonreído en esta ocasión y he sido uno de los afortunados para probar este título que tan buen sabor de boca me ha dejado.

Pero vamos a ensuciarnos las manos, coger nuestra arma preferida y meternos en el análisis de esta aventura tan satisfactoria a la par que exigente que hemos disfrutado en Xbox One X.

Comenzaremos explicando que tenemos ante nosotros un shooter en tercera persona, en la que ocasionalmente podremos echar mano de un arma a corta distancia para defendernos en situaciones de máximo agobio, ya sea por la concentración de enemigos o por que nos hemos quedado sin munición. Pero no es un shooter al uso, ya que este título busca dar una vuelta de tuerca al género “souls-like” que tan de moda está en esta generación.

El apellido “souls-like” va a tener la contraprestación para muchos jugadores de su exigencia en su jugabilidad, lo que pueda convertirlo en un producto no recomendado para jugadores con poca paciencia y con pocas armas para luchar contra la frustración. Suerte tengo de que este no sea mi caso. Pero Gunfire Games lo tiene todo pensado y medido, ya que el título nos permitirá jugar en modo solitario u off-line y en modo cooperativo online con amigos o con otros jugadores poseedores del título, lo que no necesariamente va a implicar más facilidad en su jugabilidad, por lo que puede ser una contraprestación esta forma on-line de jugar ya que si nuestro compañero no es muy hábil, se nos volverá todo aún más cuesta arriba. Aunque también tenemos la posibilidad de que nos toque el “Billy El Niño” de turno y nos “carrilee” durante la partida. Aunque yo recomiendo en primer lugar hacer una primera partida en solitario, y tras completarla ya disfrutar de las partidas en cooperación con otros jugadores.

Lo primero que abordaremos será la historia en la que nos embarcaremos, la cual tiene lugar en un futuro alternativo en donde la humanidad se tiene que esconder de un invasor, el cual no sabemos muy bien como ha llegado y que se hace llamar La Raíz. Entre su ejercito nos encontraremos seres con aspecto de demonio los cuales parecen estar emparentados con el mundo vegetal, ya que presentan una piel dura como de corteza de árbol. La historia que iremos descubriendo a través de conversaciones con NPC o por la lectura de ciertos diarios repartidos por el universo de Remnant: From the ashes, no nos dejará del todo claro que buscamos y porqué lo buscamos, claramente es uno de los aspectos más flojos del título, pero totalmente prescindible, ya que el juego nos enamorará por su jugabilidad.

La calidad gráfica y aspecto visual esta a muy alto nivel, gráficos dignos de la actual generación que nos dejarán en algunos escenarios con la boca abierta. Si bien es verdad que muchos de los escenarios se repiten con frecuencia dentro de cada uno de los mundos que visitaremos. Pero existiendo entre ellos una gran variedad de biomas. Aunque quizás es el precio que debamos pagar al encontrarnos con una generación en parte procedural de estos escenarios, ya que Remnant: From the ashes también nos ofrece partidas únicas, al generar de forma aleatoria nuestro universo. ¿En qué se traduce esto? Pues simplemente en que deberemos de jugar dos o más partidas para así descubrir todos los secretos que aguarda el presente título, ya que en una primera partida no podremos conocer todos los jefes o secretos. Pero no por descuido nuestro, sino porque al comenzar una partida el juego establecerá que jefes finales aparecerán y como estarán distribuidos por los distintos mundos. En mi opinión una gran idea de parte del equipo de desarrollo del juego, que nos obligará a exprimirlo en más de una vuelta y sentir que estamos jugando en nuevos escenarios que nos obligarán a estar igual de atentos y con todos los sentidos activos en los distintos escenarios. Un aspecto negativo sería su rendimiento, debido a que en zonas muy amplias y en donde hay abundancia de enemigos el juego se ralentiza bajando su tasa de refresco de frames de una forma muy considerable. Quizás es el motivo por el que muchos de los escenarios tengan muchas secciones de “pasillo”, lo que reduce el número de enemigos a renderizar y la distancia de dibujado. Pero no es un aspecto preocupante, y seguro que los usuarios de PC de gama alta no tienen que preocuparse de tal situación.

Respecto al apartado de su banda sonora y efectos de sonido, el juego cumple de forma aceptable. Aún no siendo el mayor de los entendidos, he disfrutado al sentirme inmerso en un incesante tiroteo ante criaturas que solo buscan mi destrucción. Aunque es verdad que la banda sonora en ocasiones parecía no acompañar a la situación en escena.

Y para terminar los diferentes aspectos de Remnant: From the Ases, lo haremos con su apartado más sobresaliente, o de matrícula de honor, que es el de su jugabilidad. Y es que a lo largo de los diferentes mundos que recorramos lo haremos por diferentes secciones delimitadas por unas pantallas de carga, las cuales no son cortas, pero tampoco se hacen pesadas. Estas secciones nos localizarán en espacios más o menos abiertos e incluso zonas de pasillos, en los que avanzar hasta la siguiente sección. En mapas abiertos podremos encontrar dos o tres entradas que explorar y las “pasilleras” pues un principio y un final, que por lo general suele terminar con la sección de un jefe final o superar una oleada de enemigos tan socorrida en los shooters. Según avancemos por los mapas diferentes tipos de enemigos nos irán haciendo frente con sus armas, ya sean tipo melé o de distancia. Y en la mayoría de caso nos encontremos ante grupos de enemigos los cuales busquen atacarnos a distancia mientras otros buscan el cuerpo a cuerpo. Este tipo de combate vuelve al juego en un frenesí de disparos y esquivas que lo hacen tan dinámico. Nosotros contaremos en un inicio con un arma a corta distancia y otra de más rango en función de la clase que escojamos al inicio de las tres posibles. Una de ellas más enfocada al fuego a distancia y otra al fuego a quemarropa, más una de corte intermedio. Según avancemos, iremos consiguiendo nuevo armamento y armadura que nos mejoren las defensas a ataques convencionales como a distintos elementos.

Tanto armas como armadura podremos mejorarlas en nuestra base número 13, gracias al típico “herrero” que nos ayudará en todo lo posible por un módico precio y siempre que contemos con los materiales solicitados. Pero si alguna vez nos falta alguno de ellos quizás podamos comprárselos a alguno de los vendedores repartidos por esta colección de mundos. También contaremos con la ayuda de otro npc, la que se encargará de suministrarnos suplementos especiales para nuestras armas, los cuales usar tras rellenar el medidor de arma, y nuevo armamento a cambio de objetos especiales obtenidos tras derrotar a ciertos jefes finales. Poco a poco iremos subiendo el nivel de nuestra arma y así ir superando las zonas.

Remnant: From the ashes no se queda en un shooter al uso, ya que como buen “souls-like” tiene un componente RPG con el que hacer aumentar el nivel de nuestro personaje y adquirir nuevas habilidades. Todas y cada una de ellas muy variadas. Desde mayor rapidez para recargar, como mayor resistencia al daño a distancia, resistencia de la armadura, probabilidad de crítico, etc. Y como no es menos contaremos con diferentes tipos de consumibles, destacando el Corazón de Dragón que hará las veces de recuperador de vida, y que iremos aumentando el número de ellos según encontremos cierto recurso y se lo entreguemos al npc que nos lo solicite. Este “corazón de dragón” así como la munición de nuestras armas se rellenarán cada vez que descansemos en uno de los cristales rojos repartidos por los escenarios y que nos permitirán trasladarnos a nuestra base o a tras localizaciones.

Dentro del título también podremos encontrar una serie de acertijos con los que conseguir nuevo equipamiento. Y para aquellos que dominen el juego desde sus inicios también está disponible en todo momento la opción de subir la dificultad en dos niveles más. Pero allá cada uno con su propia cordura. Pero a pesar de tener el apellido de “souls-like” en mi opinión este juego es bastante más asequible que los de la saga Souls, gracias a que tiene cierta ayuda en el apuntado, permitiendo que siempre que apuntemos, este quede centrado o cerca de nuestro enemigo, por lo que es relativamente sencillo herir, con la ventaja de que en la mayoría de las ocasiones los enemigos quedan “estuneados” y así bañarlos en plomo.

Respecto a sus jefes finales, encontraremos una amplia diversidad de ellos, pero con la dificultad de que nunca estarán solos. Todos (o la gran mayoría) irán acompañados de masillas, que no lo son tanto, los cuales nos pondrán las cosas difíciles, ya que tendremos siempre que estar con los ojos en la espalda. Pero es cierto que cuando aprendes la mecánica del jefe, todo se ve con otros ojos y se vuelven más asimilables.

Entendiendo todos y cada uno de los aspectos y valorándolos en su justa medida no me queda más que dar la enhorabuena a los desarrolladores y toda persona que haya estado implicada en la realización de este título. Un juego que llegó sin hacer ruido y por seguro quedará como uno de los mejores juegos del año en lo que a mi opinión corresponde. Gunfire Studios se ha coronado y por seguro habrá creado una masa de fans y seguidores con ganas de ver una continuación del título ya sea en esta o en la siguiente generación de videoconsolas.

Resulta curioso como las mayores alegrías vienen en muchas ocasiones acompañadas de lo inesperado, y en otras, cuando tenemos un "hype" por las nubes a la espera de un acontecimiento, o en el caso que nos ocupa, de un videojuego, llega su lanzamiento y no termina cubriendo nuestras expectativas. Refiriéndonos…

Remnant: From the ashes

Nota Final – 9.5

9.5/10

La Sorpresa

Shooter RPG en tercera persona con alma de “souls-like” y generación procedural de escenarios y enemigos. Un desconocido que llega golpeando fuerte y se postula ante uno de los mejores juegos del año.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.
GIF Cosmico
About the author

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.