Análisis – Okami HD

Cada año aparecen docenas de juegos de los que cualquiera te diría que tienes que jugarlo para ser una persona de bien y que en el caso contrario, apestas como jugón, pues puedo declarar con mucha pena en mi corazón de que Okami para mi fue uno de esos juegos que se quedaron en la estantería por la falta de tiempo y la desidia posterior, pese a que me dejaron claro una y otra vez que lo iba a disfrutar.

Pero bueno, hace once años de eso y dos generaciones atrás, cuando la Ps2 ya estaba en sus últimos grandes títulos y la tercera en discordia asomaba por el horizonte con afán de sustituirla, pero antes el estudio Clover, nos mostró hasta donde era capaz de llegar la máquina con un action RPG marcadamente japonés protagonizado por una loba blanca que representaba a la diosa del sol, Amateratsu.

Una obra que visualmente se mostraba muy atractiva, inspirado en las pinturas Ukiyo-e y con tintes experimentales aunque con una jugabilidad más acorde a un desarrollo clásico.  Donde Amateratsu tenía que enfrentarse contra el demonio Orochi, oponiéndose a la destrucción de este ser que se dedica a dejar sin vida todo tipo de paisaje y gentes, convirtiendo un yermo todo aquel lugar por donde pasaba, y por lo que nuestra protagonista armada con un pincel, tendrá que devolver la vida a todos los entornos defenestrados por Orochi.

Nuestro pincel nos permitirá devolver la vida y alterar la realidad, con el podremos arreglar elementos rotos o cortar en dos a nuestros enemigos, mientras que intentamos recuperar todos nuestros poderes e intentamos volver a ser adorados por los habitantes.  La practica se desarrolla básicamente asignando al R1 el lienzo del escenario y con los sticks pintamos en el mismo pero con cuidado de no desaprovechar nuestra limitada tinta, con docenas de puzzles que nos hará meditar antes de actuar.

Casi 40 horas de juego nos esperan en un título que se convirtió en uno de los últimos trabajos de Clover, que posteriormente pasó a ser Platinum Games, y donde se notaba que la libertad para darnos algo diferente estaba a la orden del día, pese a que tampoco disfrutó de unas ventas espectaculares.  Uno de sus puntos negativos es el hecho de que por su duración algo elevada puede resultar ser algo pesado y que en términos generales, no se trata de una remasterización de las que hacen época.

Tenemos un título de Ps2, en Xbox One y Ps4 y disponemos de una resolución de 1080p, 4k en PS4 Pro y Xbox One X, pero continuamos con los mismos 30 fps que se nos antojan mejorables, además de que tampoco tiene ningún contenido extra, como podría haber sido la secuela aparecida en DS, Okamiden.  Es más, perdemos por el camino las opciones que tuvimos en su edición de Wii y el otro remaster, el de Ps3, ya que aquí no tenemos controles de movimiento para manejar el pincel aunque también es cierto que no lo echaremos de menos.

El gran punto positivo de esta edición es poderte reencontrar o descubrir una obra del pasado, sin mayor interés para el que posea la edición de PS3 o disfrutase hasta las últimas consecuencias las de Wii o Ps2, porque finalmente tenemos lo mismo pero con un acabado digno de estos tiempos y un precio, eso sí, muy acorde con lo que Capcom te ofrece.  Por cierto, un último apunte, el juego sigue estando en inglés, pero lo realmente raro hubiera sido otra cosa.

Cada año aparecen docenas de juegos de los que cualquiera te diría que tienes que jugarlo para ser una persona de bien y que en el caso contrario, apestas como jugón, pues puedo declarar con mucha pena en mi corazón de que Okami para mi fue uno de esos juegos…

OKAMI HD

Nota Final – 8.4



8.4/10

Delicioso

Si no lo jugaste, no lo viviste o no lo tuviste, por 20 euros podrás llevarte un juego a tu casa que marcó a muchos y que Capcom dejó en el congelador de sus sagas. Una remasterización realizada con la ley del mínimo esfuerzo que al menos no exige un precio desproporcionado. Juégalo si no lo pudiste hacer hace una década.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

Gref

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte.Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.
Gref
About the author

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte. Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*

Para continuar tienes que aceptar la política de cookies. Más información.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar