Análisis – Massïra

Massïra es una nueva oportunidad para evitar que olvidemos, una oportunidad para despertar y ser conscientes de que aún hay muchas personas que sufren y luchan día tras día para superar las calamidades e infortunios que la guerra trae consigo. Una historia que busca reflejar el camino de refugiados que deben abandonar sus países de origen para buscar un nuevo hogar lejos de casa.

Massïra pudo salir de la oscuridad del polvo y el horror gracias al apoyo de Sony Interactive Entertainment España, el cual apoyó al equipo de Frost Monkey tras ganar el premio a “Mejor arte” en su evento PlayStationTalents. Un aporte de inversión y motivación que alentó a Frost Monkey para hacer de Massira una realidad.

En este título viviremos las aventuras de una niña siria, de nombre Numi, y su abuela Yara en busca de escapar de la guerra y encontrar un nuevo hogar en donde vivir en paz. Este viaje tendrá lugar a lo largo de varias etapas las cuales las llevarán a abandonar Siria y alcanzar Alemania. En su travesía tendrán que recorrer un largo viaje pasando por Turquía, Lesbos, Macedonia y Austria. Durante nuestra aventura manejaremos a Numi, aunque en ocasiones será fundamental dar órdenes a Yara para completar una serie de rompecabezas. Todo este periplo lo viviremos desde los ojos de la juven Numi, la cual nos ofrecerá un mundo en ciertos momentos un tanto diferente al observable por un adulto.

El juego ofrece un compendio de mecánicas basadas en la exploración, recolección de recursos, plataformas y resolución de puzles dentro de un mundo tridimensional con una estética low poly. Es la estética del título lo que hace de Massïra un juego reconocible. Un diseño que busca, al eliminar los rasgos de los protagonistas, el poder asimilar esta historia a la de cualquier exiliado del mundo. Pero más allá de su estética, Massïra no da el nivel en el resto de apartados. Ya que tanto sus mecánicas dispares, como su jugabilidad tosca y su historia superflua lo convierten en un título poco recomendable para el usuario medio.

Massïra centra sus mecánicas en una serie de rompecabezas los cuales en muchas ocasiones solo son implementados en la resolución de un único puzle, no volviendo a utilizarse en ningún otro momento. Esto genera un batiburrillo que confundirá al jugador en determinados rompecabezas, dificultando el entendimiento de su objetivo y mecanismo de resolución. Otra de sus mecánicas se basa en la superación de plataformas, las cuales debido al manejo tosco de los controles nos veremos obligados a repetirlas en más de una ocasión, pudiendo llegar a frustrarnos para su consecución. Imagino que con esta gran variedad de mecánicas se buscaba evitar que el juego pareciese repetitivo, pero lo que han conseguido es crear un juego sin profundidad, un juego de mecánicas simples y poco trabajadas.

Pasando a su jugabilidad nos encontraremos con un título en el cual el manejo de los personajes se ve dificultado en gran medida por la cámara de juego, ya que esta en situaciones vitales nos traicionará de diferentes formas. Ya sea desde su posición estática, provocando que perdamos la referencia de Numi o Yara del campo de visión, o girando en torno a nuestro personaje de forma independiente y por tanto haciendo variar el rumbo de Numi. Además existen problemas con su salto, ya que este es poco preciso, y en un juego donde encontraremos secciones de plataformeo considero un aspecto que deberían de haber trabajado a conciencia. Incluso en momentos en los cuales deberemos utilizar ambos sticks para manejar a cada una de nuestras protagonistas, el stick izquierdo se siente bastante más impreciso que el derecho, por lo que superar una cueva en línea recta puede llegar a frustrarte.

Llegamos al apartado de la historia. En donde el juego debería sacar músculo y conmovernos. Ponernos en la piel de los exiliados y sufrir como ellos han sufrido, haciéndonos vivir una realidad incómoda y real en la cual estas personas se ven desamparadas y solas a lo largo de su recorrido. Massïra conmigo no lo ha conseguido. He notado la historia banal, poco profunda y sin ahondar en sentimientos. Nuestro personaje no sufre al ser rechazado por la sociedad, los diálogos no enganchan, no te golpean y te despiertan, falta de emoción. Además el juego te genera la sensación de ir a saltos, ya que parece no haber conexión entre las distintas etapas en las que tiene lugar esta historia de superación y sufrimiento. Para mi de todos los aspectos que ofrece Massïra el de historia es el más desilusionante, ya que era del que más esperaba. Buscaba un juego que me abriese las entrañas, me desgarrara la piel y golpeara en mi corazón y así despertar mi conciencia, mis ganas por cambiar esta sociedad y conocer en mayor profundidad los sinsabores de un exiliado. Pero no me ha enseñado nada que no supiese, y para mi se ha convertido en un fiasco. Pero es mi caso personal, y quizás “el qué y el como” de lo que se relata y cuenta en Massïra si consiga un estímulo en la mayoría de jugadores.

Como último apartado me gustaría tratar el aspecto sonoro. Quizás sea el aspecto, junto con el diseño, más acertado del juego. Todo parece funcionar perfectamente, llegando en ocasiones a generar sensación de agobio al verte perseguido por soldados o espíritus en varios de los niveles.

Junto con su toque educativo, mediante periódicos y cartas personales, conoceremos algunos de los acontecimientos que llevaron lugar al exilio de estas personas. Pero a mi me hubiese gustado más conocer estos datos a través de las protagonistas, ya que son objetos que están dispersos por los diferentes escenarios los cuales no vamos a encontrar en un primer recorrido.

Juego que claramente está pensado para concienciar a una sociedad desarrollada la cual vive de espaldas al sufrimiento que viven millones de seres humanos en este mundo en el que vivimos. Es por lo que creo merece una nota por encima de lo esperado para cualquier otro título que presentase una jugabilidad y control similares a estas alturas de la historia del videojuego. Un título que necesita mejorar a grandes rasgos.

Massïra es una nueva oportunidad para evitar que olvidemos, una oportunidad para despertar y ser conscientes de que aún hay muchas personas que sufren y luchan día tras día para superar las calamidades e infortunios que la guerra trae consigo. Una historia que busca reflejar el camino de refugiados que…

Massïra

Nota Final – 5

5/10

Concienciador

Un juego que busca concienciar sobre los problemas de los exiliados y su larga travesía hasta su nuevo hogar.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.
GIF Cosmico
About the author

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.