Análisis – Far Cry New Dawn

Ubisoft nos tiene acostumbrado a sagas anuales, eso solo hay que preguntárselo a alguno que sea seguidor de Assassin’s Creed y vea como año tras año tiene en su lista de juegos por jugar la entrega de turno, y es que pese a la eterna promesa de dejar descanso, finalmente los números tiran y hay que dar la ración del producto para contentar al personal.

Pero no podíamos decir lo mismo de Far Cry, o casi, ya que desde que en diez años hemos tenido 4 entregas numeradas, y con este que nos toca, tres spin-off, lo que hace un total de un título casi cada año y medio. Pero aun así, nunca ha supuesto una preocupación, ya que los títulos entre sagas solo se interconectaban por el nombre y el género del juego, algunas mecánicas y para de contar, mientras que se dejaban los otros títulos para afrontar una nueva temática, como una ucronía sci-fi en Far Cry Dragon Blood o un viaje al pasado en Far Cry Primal, por primera vez contemplamos una continuación del argumento con uno de estos títulos y es que Far Cry New Dawn continua los hechos de Far Cry 5 con dieciocho años de diferencia, tras lo que se podría explicar como un spoiler en toda regla.

El apocalipsis llegó, y muchos murieron, por suerte otros tantos sobrevivieron en los numerosos refugios del condado de Hope, tras un tiempo la humanidad volvió a emerger y vieron que la naturaleza había seguido su curso y el paisaje cambió su tonalidad por las hojas y las flores que cubría todo. Al principio todo tenía pinta de ser una nueva oportunidad, pero de pronto llegaron unos desagradables visitantes capitaneados por las gemelas Mickey y Lou, que comenzaron a destruir todo a su camino y a imponer sus normas.

El videojuego comienza en un tren, con un grupo de apoyo destino a Prosperity, un asentamiento que se reniega a caer doblegado a los Highwaymen, liderados por las gemelas. Lamentablemente la misión no sale como tendría que salir y la recepción es más abrupta de lo esperado, a partir de ahí y tras un tutorial, nuestro personaje, que puede ser hombre o o mujer, comenzará su aventura.

Desde el principio, todo lo que nos viene a la cabeza con Far Cry New Dawn es la palabra reciclaje, cosa que se da muchísimo, aunque las matizaciones están que todo parezca un poco diferente. La primera que nos viene a la cabeza será el mapa, ya que no es exactamente el mismo de Far Cry 5, sino que es mucho más pequeño que este, excusándose en todo momento que el resto del escenario ha sido golpeado por la radiación y las limitaciones están ahí, lo que no quita a que revisitemos muchas zonas ya conocidas por nosotros si hemos jugado a la anterior entrega y que han cambiado muchísimo desde la última vez que estuvimos allí.

Uno de los principales lugares revisitados para la ocasión, será la casa del hermano de Joseph, el antagonista de la primera entrega, que nos servirá como base bajo el nombre de Prosperity, y una de nuestras funciones será ir mejorando esta base comprando mejoras con una de las monedas de cambio del juego, el Etanol. El Etanol lo podremos conseguir de diversas maneras, capturando un camión de nuestros enemigos, interceptando paquetes de materiales que caerán esporádicamente por el cielo y la más rentable, capturando recintos controlados por los Highwayman, aunque estos últimos podremos liberarlos para poder capturarlos posteriormente y que los enemigos sean los que nos surtan de todo el material.

Una de las bases del juego a la hora de enfrentarnos con los enemigos son la calidad de estos y la de nuestras armas, existiendo cuatro niveles de enemigos que van desde el LVL 1 hasta el 4 o Élite, y para enfrentarnos a ellos tendremos que tener armamento lo más cercano a su nivel o superarlos, ya que si no el daño inflingido será paupérrimo y podrán darnos candela sin que ellos se enteren de que están siendo atacados. Podremos mejorar nuestro equipamiento dentro de la propia base, teniendo que además, crear nuevas piezas a base de recolectar componentes, aunque algunos de ellos serán tan escasos que solo ciertas misiones nos facilitarán el producto, aunque llegado el momento tendremos opciones de realizar misiones fuera del mapa y al cumplirlas obtendremos grandes cantidades de material para fabricar más armas y vehículos. Como curiosidad, todas estas misiones, que son un total de 7 con tres niveles de dificultad, se desarrollan fuera del mapa, en escenarios creados para la ocasión que aunque no tienen gran envergadura, darán frescor a lo que vemos en el resto del juego.

Como en la anterior entrega, podremos ser acompañados por otros NPC, aunque aquí tenemos dos limitaciones con respecto a Far Cry 5, son tan solo 8 y solo podremos tener uno bajo nuestro mando, frente los dos que podíamos tener en la anterior entrega. Además no dispondremos de pilotos, ya que el cielo de Far Cry New Dawn no se verá muy transitado esta vez. Como mejora, nuestros acompañantes tendrán tres especialidades y dos de ellas solo se desbloquearán a base de hacer que ellos den el tiro de gracia a los enemigos, obteniendo la primera especialidad cuando se unen a tu grupo, la segunda a las 15 muertes y la tercera a las 40 muertes. Además, aquí en el caso de que fallezcan no tendrán reespawn tras x minutos, como en la precuela, sino que podremos resucitarlos en cualquier momento a cambio de materiales de nuestro inventario.

Nuestro personaje tendrá un árbol de talentos, con menos opciones que en la primera entrega pero con otras nuevas que conseguiremos pasado un largo tramo de la campaña. Para conseguir desbloquear talentos o subir varios niveles de los mismos, necesitaremos puntos de talentos y estos los obtendremos a base de realizar pequeños logros en un listado que es enorme. Para no agobiar al jugador, decir que desbloquearlos suele ser muy sencillo y además obtendremos puntos extras cuando liberemos rehenes y encontremos cada uno de los nueve escondites que hay en el mapa.

Por todo lo demás, le pesa el título y le pesa la fecha, ya que Far Cry New Dawn se ofrece como una continuación donde por fin sabremos que pasa con Joseph y el nuevo Edén, pero que al mismo tiempo nos muestra la nueva realidad del condado de Hope y resultado es irregular. Para empezar y aunque se pueda llegar a agradecer, la duración del título se reduce drásticamente pasando a 22 misiones principales, ocho secundarias y varios coleccionables, siendo estos últimos poco atractivos. El juego se puede pasar con gran parte del contenido realizado en menos de 20 horas y si vas directo a grano, dudo que supere las diez horas. Con tres dificultades por delante, el modo difícil peca de ser sencillo si tu estrategia es hacerte más fuerte cuanto antes, además el nivel de objetos que puedes crear y tener en la recámara jamás te dará la sensación de quedarte corto.

A lo largo del desarrollo tendremos puntos muy interesantes, pero como si de una advertencia se tratase, llegado a cierto momento, argumentalmente pega un acelerón temprano y cuando nos queremos dar cuenta, estamos frente al final delante de nuestras narices. Además, volveremos a saber de Joseph, pero este no tendrá nada que ver con el que conocimos en la anterior entrega y su participación podría destrozar la personalidad de un gran villano para convertirla en un personaje algo anodino. Además nos reencontraremos con personajes ya conocidos pero ni rastro del protagonista de la primera entrega, del cual no sabremos nada de manera directa y tocará leer mucho para descubrir algo más.

La conducción como medio de desplazamiento tiene los mismos pecados que la anterior entrega, si dejamos al NPC que conduzca la IA quizás no cumpla como es debido y si conducimos nosotros, seremos un gran blanco para todos los enemigos, cosa desaconsejable sobre todo si estás capturando un vehículo atestado de líquido inflamable y te están disparando como si no hubiera mañana.

A nivel técnico, la carga gráfica no difiere de lo visto, el reciclaje y recauchutado en algunos casos es evidente, pero se perdona con los fines argumentales. Por lo demás, los tonos morados y el exceso de vegetación, nos sacará el antiguo condado de Hope de la cabeza. Los animales, que podremos cazar, siguen ahí y la única diferencia es que tendremos opción de cazar las versiones monstruosas de algunos, que son auténticas máquinas de matar, aunque nos recompensarán abundantemente si lo conseguimos.

El juego se encuentra totalmente doblado al castellano a un gran nivel y la banda sonora se reestrena incluyendo algún tema de Die Antwoord, además de algún clásico de música disco, pero a mi no me preguntéis que yo de estas cosas no entiendo. Pero si podemos decir que bajo estos puntos, Ubisoft se lo ha tomado como algo más allá de una simple expansión y ha realizado una inversión apropiada en la localización del producto.

Pero hay una duda que me viene a la cabeza, ¿Ubisoft quería hacer de Far Cry New Dawn un producto más grande? Ya que el comienzo es espectacular y las bases tienen su peso, pero el desarrollo una vez pasada las primeras horas, decae y la sensación de tener un gran enemigo se diluye, haciendo que las gemelas finalmente no cumplan su amenaza como un gran enemigo a batir, y hasta aquí puedo contar, ya que los finales de los videojuegos son para vivirlos, para emocionarse o decepcionarse, pero una review jamás debería inducirte en que está bien o mal.

Ubisoft nos tiene acostumbrado a sagas anuales, eso solo hay que preguntárselo a alguno que sea seguidor de Assassin’s Creed y vea como año tras año tiene en su lista de juegos por jugar la entrega de turno, y es que pese a la eterna promesa de dejar descanso, finalmente…

Far Cry New Dawn

Nota Final – 7.8

7.8/10

Reciclado

A un precio reducido, sigue compitiendo con su primera entrega si no has podido jugarla, en el caso de que quieras una continuación de esta, se deja jugar y es divertido pero decae en cuanto a producto final, empeorando su precuela si mantienes la linea argumental.

¡Cómpralo aquí!
Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte.Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.
Gref
About the author

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte. Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.