Análisis – Dead or Alive 6

Cuando toca analizar una entrega numerada de una saga, siempre me gusta tirar de recuerdos, volver al pasado e intentar describir como la conocí en su día, hay que decir que la mayoría de las veces los recuerdos son claros, mientras que en otros se difuminan con otros momentos, creando una rara amalgama. En este caso la cosa está clara, y la formula nos lleva 20 años al pasado, un chaval buscando un nuevo juego de lucha que se acercase a la calidad de Tekken 3 descubre en el videoclub un título cuya principal característica no será principalmente la calidad, o al menos no es lo que pensaba yo por aquel entonces, sino más bien las físicas del propio juego.

Desde ahí, creo que todas las entregas han ido pasando por mis manos, desde esa segunda parte que me maravilló en Dreamcast, pasando por la tercera entrega que se presentó como una exclusiva para Xbox al igual que su cuarta entrega, a lo que tendriamos que sumar las numerosas revisiones y ya no digamos nada de los spin off.

Su última entrega, ya multiplataforma, llegó también con numerosas revisiones e incluso con una edición gratuita cargada de DLC. Sin ser un mal título, las novedades no parecían destacar demasiado y veíamos como teníamos numerosas actualizaciones más centradas en vendernos trajes que en el propio juego, dando la sensación de que más que un juego de lucha, teníamos en nuestras manos un vestidor de muñecas. En el momento que veías que la edición de Steam contaba con más de 1000 euros en contenido descargable, veías que la cosa se pasaba no cuadraba.

Es por ello que con esta sexta entrega, queríamos volver a las numerosas novedades y ver algo más de otros títulos clásicos, el resultado os digo que es dispar, es un grandísimo título pero con muchas opciones que se echan de menos.

El plantel total es de 26 luchadores, contando un personaje como es Phase 4 que está incluido en la edición deluxe y Nyotengu que se obtenía con las reservas del título. Casi todos los luchadores son caras ya conocidas y son solo dos nuevas las incorporaciones, hablamos de la científica NiCO y el luchador callejero Diego.

El sistema de combate sigue siendo el clásico uso de golpes, derribos y llaves, y como la combinación de estos sirven de ataques y defensas. Como en otras entregas, los más profesionales del jugar saben anteponerse a los golpes y reconocerán cada acción, teniendo en cuenta de que las tres opciones se pueden contrarrestar entre si, la paciencia y la práctica, hará el resto. Mientras tanto, los menos experimentados serán muy de aporrear botones a lo loco y esperar ganar sin saber como.

En este caso dispondremos de una nueva barra bajo la de salud, dividida en dos secciones, que podremos usar llegado el momento de dos maneras diferentes, ya que por un lado tendremos los golpes rompedores que provocará una lluvia de golpes finalizando con un primer plano espectacular, mientras la otra opción es la llave rompedora, que bien usada nos permitirá escapar de una cadena de golpes y del acoso del luchador.

Volveremos a disponer de un modo historia, no tan trabajado como en otros títulos del género, pero que cumplirá en su afán de darle un trasfondo tanto a los luchadores como a sus motivaciones para participar en el torneo. En poco más de dos horas lo habrás terminado y los combates a los que nos enfrentaremos sirven más como un test de personajes que como algo más trabajado y dificil.

Tendremos también DOA Quest, que son aproximadamente 200 combates que nos plantearán tres objetivos para cada uno de ellos. Si solo conseguimos uno, ganaremos moneda del juego, pero en el caso de que consigamos los tres de cada combate, podremos ganar una pieza de vestuario.

Y es que aquí volvemos a contar con un gran fondo de armario que llega a superar los 20 trajes en alguno de los personajes, eso si, incluyendo trajes de pago que es el principal contenido descargable del juego. Obviamente con la moneda del juego que hayamos conseguido, podremos canjearla por más componentes.

Ahora bien, una de las cosas que más se echa de menos en esta entrega es ese modo incluido en la segunda entrega, el Tag Mode, que aunque no era el modo preferido de muchos, el estudio ha dejado claro que trabajaría en mejorar el juego más que en una función que no obtenía el suficiente apoyo.

Obviamente no nos dejamos atrás otros modos clásicos que dispondremos, como el versus local, supervivencia, contrarreloj, etc. Una serie de posibilidades que todo juego del género debe de disponer y de los que solo se suele hablar ante su ausencia, cosa que no se refleja en este caso. Para destacar, el modo tutorial, completo hasta decir basta.

A nivel técnico cumple con creces, aunque tampoco es que haya un gran salto con respecto a su anterior entrega, las mejoras vienen en cuanto a mejores texturas, rotura de vestimentas y vuelve el efecto de sudor. La saga nunca ha sido fotorealista y tiene su propio diseño al que el Team Ninja es totalmente fiel.

En cuanto al tema sonoro, volvemos a lo mismo, cumple sobradamente, disponiendo además doblaje en inglés y japonés, pero como siempre digo, cuando un titulo nipón incluye estos dos doblajes, la elección no puede ser otra que el japonés.

A grandes rasgos y por terminar, no podemos criticar en nada de peso a esta entrega salvo en lo continuista y lo poco que avanza como nueva entrega numerada, pero es que las bases de por si están a un gran nivel y seguimos disponiendo de un producto notable al que agarrarnos. Entre medias tenemos 7 años desde la llegada de la anterior entrega, por lo que aunque suenan a mucho, tampoco vemos como un abuso por parte de Tecmo Koei.

Cuando toca analizar una entrega numerada de una saga, siempre me gusta tirar de recuerdos, volver al pasado e intentar describir como la conocí en su día, hay que decir que la mayoría de las veces los recuerdos son claros, mientras que en otros se difuminan con otros momentos, creando…

Dead or Alive 6

Nota Final – 8.5

8.5/10

Fantástico

Pocas novedades con respecto a la anterior entrega, pero sin duda seguirá gustando a los fans de la saga y los de casi cualquier juego de lucha.

¡Cómpralo aquí!
Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!
Gref

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte.Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.
Gref
About the author

Gref

Los videojuegos son el noveno, décimo o undécimo, arte. Son capaces de transmitir sentimientos, y la mayoría de ellos, el sentimiento de culpa... por tenerte tantas horas enganchado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para continuar tienes que aceptar la política de cookies. Más información.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar