Análisis – Darkwood

Desarrollado por un equipo polaco de solamente tres personas, llegó hace ya más de un año y medio el título Darkwood al mundo del PC. En esta ocasión, y tras una larga caminata por un denso bosque plagado de dificultades, Darkwood ha visto la luz en el mundo de las consolas. Para la ocasión nos ha llegado una copia para Nintendo Switch la cual trataremos de desentrañar y ver si mantiene todos los aspectos que encumbraron a Darkwood en el top de los juegos indies del 2017.

La adaptación de Darkwood a las consolas no presenta cambios significativos en su historia ni en sus mecánicas. Si bien, el juego está concebido en su origen para teclado y ratón debido a su forma de manejo y gestión del inventario, jugarlo con un mando es igualmente de “aterrador”.

Tenemos ante nosotros un auténtico “survival horror”, al cual, bajo su diseño artístico tipo pixel-art, se le ha otorgado una perspectiva cenital para así darle un toque diferenciador a otros títulos del género. El juego presenta unas mecánicas e ideas bastante conocidas dentro de los “survival horror” en los que debemos sobrevivir a lo desconocido. Un título que ya en su inicio nos alerta con que “no será un paseo”, “nadie nos llevará de la mano” y “y ante todo paciencia”, por lo que todo es desconocido y la única forma de conocer todos sus secretos será asimilar que depende de nosotros y nuestra voluntad el afrontarlos.

El título nos ofrece dos fases, una de día y otra de noche. Ambas dos se irán repitiendo como el ciclo que son. Y cada una de ellas basadas en una mecánica. Durante el día deberemos explorar e ir recogiendo todos los suministros y objetos que vayamos encontrando (siempre que quepan en nuestro inventario) para utilizarlos posteriormente para “craftear” y defendernos, venderlos o avanzar en la historia (ya sea para abrir puertas, o entregar a NPC). Esta “fase de luz” y exploración nos permitirá ir descubriendo el vasto mapa en el que nos encontramos, dividido en tres bloques, los que cuales se crean de forma aleatoria al inicio de la nueva partida. Pero en esta exploración no contaremos con ninguna brújula, y deberemos guiarnos por nuestra orientación y los puntos de referencia anotados en nuestro mapa/diario. Es fundamental esta exploración a lo largo de los diferentes días, ya que solo así conseguiremos estar bien equipados y explorar más lejos de nuestra base o refugio, con lo que poder avanzar en la historia y conocer nuevos peligros y aliados.

Después de esta fase de día, que habremos ocupado en explorar y craftear pasaremos a la “fase de noche” o de defensa. En la que se nos recomendará pasarla bajo cobijo en un refugio junto a una cocina y luz, ya que será la forma de que los ataques se reduzcan, aunque es imposible estar seguro por completo. Es aquí cuando la tensión y la adrenalina se desborda ya que con la llegada de la noche, las criaturas se emergen y se vuelven más violentas, tanto que buscarán incesantemente nuestra destrucción. Llegando a presentarnos eventos que busquen que bajemos la guardia para así destruirnos con más facilidad. Por lo que deberemos aguantar hasta que llegue el nuevo día.

Lo que hace de Darkwood un juego distinto no es solo su personalidad con ese corte artístico tan lúgubre y perturbador. Su carisma reside en que no es un simple título de sobrevivir cuantos más días mejor, realmente bajo el bosque de Darkwood se esconde una historia con una narrativa que nos recuerda a las historias de Lovecraft. Consta de un prólogo, dos episodios y un epílogo. Durante el prólogo, el cual puede saltarse, pero que recomiendo porque no solo nos enseñarán las mecánicas principales del juego y el origen de nuestro personaje, sino que también nos sumirá en un estado de terror y paranoia al estilo “lovecraftiano”. El juego va discurriendo por estos capítulos sumidos en la intriga, la tensión y el miedo de una forma continuada. Llegando una partida media a durar unas 25 horas de juego si nos centramos en la consecución del final. Pero que podemos alargarlo si buscamos descubrir todos los secretos de Darkwood. Durante el desarrollo de la historia ocurrirán una serie de eventos, los cuales podrán ser positivos o negativos para el transcurso de nuestra historia y hacerla variar.

A pesar de ser un juego pensado para teclado y ratón, y aunque su manejo no sea el más fluido, nuestro personaje contará con armas de cuerpo a cuerpo y de fuego con las que enfrentarse a estos seres que habitan en el bosque y un tipo de esquiva que nos puede salvar de ser golpeados en más de una ocasión. También contaremos con una serie de habilidades (visión lejana, invisibilidad, etc, las cuales conseguiremos mediante la administración de un tipo de suero rojizo, y las cuales no pueden adquirirse sin una contraprestación (miedo a la oscuridad, menor precisión) lo que hará que la curva de dificultad se mantenga siempre a un nivel medio-alto.

Todo lo anteriormente contado viene además recubierto de una ambientación de lo más escalofriante, ya no solo por su apartado artístico, sino que nos encontraremos ante una atmósfera opresiva provocada por sus efectos sonoros y el hecho de que nuestro personajes tiene reducido su campo de visión al cono que se proyecta desde sus ojos, lo que volverá “invisible” a cualquier criatura fuera de dicho radio de visión, lo que nos hará volvernos ante cualquier gruñido o ruido sospechoso, ya que Darkwood es un bosque plagado de seres de pesadilla y otros, aunque más mundanos igual de peligrosos.

La iluminación también jugará en esta sensación de claustrofobia y opresión, ya que ciertos espacios serán como una agujero negro, en donde cualquier fuente de luz dejará de iluminar y disminuirá nuestro radio de visión. El bosque es denso y no nos dejará ver. Aunque todo esto sea de digno de alago también hay un aspecto del juego que no me gustaba, y es la distancia de la cámara, ya que considero se encuentra demasiado alejada, lo que dificulta la visualización de los diferentes elementos del escenario. Es otro de los aspectos que denotan su desarrollo pensado para el mundo del PC y su jugabilidad con teclado y ratón, ya que jugar a Darkwood nos implicará o poseer una vista de águila o pegarnos a nuestros televisores o pantallas (dificultado cuando juegas recostado sobre un sofá o sillón). Igualmente ocurre al pasar del modo televisor al modo portátil de Nintendo Switch. La imagen y elementos quedan tan diminutos que en poco tiempo notarás como te cansas por forzar tanto la vista.

Pero por todo lo demás y como conclusión a mi análisis de Darkwood, tengo que felicitar a los desarrolladores Acid Wizard Studio por este gran título del genero survival horror, con una historia entretenida y espeluznante, una mecánica fácil de aprender, pero retadora, y un título inmersivo y con una profundidad tan grande que lo vuelve un título de altísima calidad y recomendado a cualquier amante del terror y los survival. Y apesar de tener una historia con principio y fin, debido a sus diferentes niveles de dificultad, se vuelve completamente rejugable si buscas un mayor reto y tratar de sobrevivir el mayor número de días posible y sin llegar a perder la cordura.

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.
GIF Cosmico
About the author

GIF Cosmico

Buscando el equilibrio entre la profesionalidad y la pasión.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.