Análisis – Ancestors The Humankind Odyssey

De la mano de Patrice Désilets, el padre de los primeros Assassin´s Creed, nos llega un juego de supervivencia en tercera persona muy peculiar. Aquí no llevaremos al ser humano de turno que se ha perdido en una isla perdida y tiene que sobrevivir mientras va descubriendo poco a poco los entresijos del lugar o la historia de turno, sino que nos pondremos en la piel de nada menos que nuestros antepasados, mucho tiempo atrás que la primera especie de homínido apareciera; 8 millones de años atrás.

En Ancestors no nos ponemos en la piel de un único simio, sino de un clan completo formado por individuos de diferente edad y sexo (cada uno con sus peculiaridades), cuyo principal objetivo es sobrevivir, reproducirse y, finalmente, evolucionar. La experiencia al principio puede ser un tanto confusa, ya que prácticamente no se explica nada sobre los controles y se puede tardar un tiempo en saber todas las mecánicas. Esto puede ser extremadamente peligroso, ya que es relativamente sencillo morir en Ancestors (especialmente al principio del juego), ya sea por un depredador, un salto mal dado, envenenados etc. En caso de que muriéramos, pasaríamos al control de otro simio del clan, y así sucesivamente hasta que nos quedemos sin individuos, que será cuando la partida tocará a su fin y habrá que empezar de nuevo. Sin embargo, una vez sabiendo como va todo y teniendo claro los sentidos del olfato, oído, esquivar y atacar, será cada vez más fácil sobrevivir y seguir adelante. Conforme vayamos explorando el terreno, descubriendo herramientas y demás conseguiremos desbloquear neuronas para nuestra red neuronal, que será nuestro árbol de talentos en este juego. Para poder cargar las neuronas descubiertas tendremos que explorar y hacer acciones siempre con crías en nuestra espalda (hasta un máximo de dos), tales como intentar caminar erguido, atacar, esquivar, descubrir nuevos alimentos u objetos, etc.

Una vez claro los controles, como defendernos sobre el terreno e ir descubriendo herramientas y habilidades toca tener claro el tema de la reproducción, cambio de generación y finalmente evolución. El concepto de reproducción es sencillo, tendremos que formar parejas de macho y hembra, crear un nido en donde dormir y finalmente hacer el wacka wacka para obtener un embarazo. Sólo las hembras adultas son fértiles y por temas de jugabilidad, cada hembra sólo podrá tener dos crías. Cada vez que demos a luz pasarán varios meses, y los bebes resultantes pueden venir que mutaciones en su genoma que nos servirán para desbloquear nuevas redes neuronales en nuestro árbol de talentos (hasta tal punto que si no conseguimos las mutaciones en cuestión no podremos seguir avanzando), que a su vez se lo pasarán a sus descendientes. Cuando ninguna de nuestras hembras pueda dar a luz más crías, lo ideal es pasar de generación. Cuando esto suceda, pasarán bastante años, las crías se harán adultos, los adultos ancianos y los ancianos morirán. Las neuronas que hayamos fijado estarán aprendidas de base en la siguiente generación, y así hasta el infinito.

Ahora toca la última fase y quizás lo más importante, que es evolucionar. Lo ideal es hacerlo cuando hayamos conseguido muchos hitos en diferentes ámbitos (exploración, caza, herramientas, etc), ya que cada hito nos permitirá avanzar decenas de miles de años al futuro. Dependiendo de los hitos que tengamos en ese momento podemos llegar a avanzar hasta más de un millón de años, llegando a convertirnos en otra especie de homínido, lo cual nos dará ventajas adaptativas, como una mayor inteligencia, la capacidad de controlar nuestras emociones, bipedestación, etc. Hasta por seis especies de homínidos pasaremos hasta alcanzar el final del juego, ya que este termina cuando llegamos a los 2 millones de años. Así que sí, si te esperabas que el juego iba a llegar al Homo sapiens como alguna que otra review ha dicho siento comunicarte que no es el caso. Y no, no verás simios montados a caballo en plan planeta de los simios, ni siquiera llegarás a descubrir el fuego (como también falsamente se ha dicho) ya que el fuego se descubrió hace 1.600.000 años (no llegándose a dominar por completo hasta los 780.000 años). Ojalá los creadores de Ancestors le den por continuar esta saga (¿quizás una trilogía?), y lleguemos hasta convertirnos en H.sapiens. La verdad que sería tremendamente interesante poder verlo (por no hablar de las posibilidades desde el punto de vista de crafteo).

Y es que uno de los puntos débiles del juego en mi opinión es lo limitado de sus herramientas y crafteo. Es cierto que hay muchísimos alimentos para explorar y consumir (algunos como los hongos y la carne no los podremos asimilar bien al principio, teniendo que adaptarnos a su consumo conforme evolucionemos) pero lo que es descubrir herramientas es bastante pobre. En parte es lo correcto ya que el juego intenta ser realista y es normal que un Austrolopithecus no sepa hacer herramientas avanzadas (la industria lítica como tal no aparecía hasta en los primeros Homo) pero aún así se echa de menos algo más de variedad.

Para finalizar, destacar el extenso mapeado, el cual nos permite explorar diferentes biomas, cada uno con su fauna, flora y características propias. El juego siempre empieza en la selva, donde generalmente no tendremos problemas con el agua y hay alimento y cobijo en abundancia (aunque eso no significa que haya por ahí dientes de sables y otros animales que nos quieren hacer la vida imposible). Conforme evolucionemos y estemos más adaptados podemos explorar el bosque, las cuevas o la sabana. En este último el agua es escasa, tendremos que enfrentarnos al calor y todo está lleno de una megafauna a cada cual más peligrosa, por lo que no intentes explorar este lugar sino estás bien preparado para ello o echarás la partida a perder fácilmente. Para los más osados, os recomiendo que paséis el Gran Cañón y si conseguís sobrevivir al desierto (con diferencia el bioma más peligroso de todo el juego) encontraréis una pequeña sorpresa al otro lado que… bueno, descubrirla por vosotros mismos.

En conclusión, Ancestors es una propuesta interesante y muy original (algo difícil hoy en día) con una ambientación increíble y un apartado técnico resultón pero sin ser de diez, con muchas posibilidades en un futuro y con gran potencial para una secuela.

De la mano de Patrice Désilets, el padre de los primeros Assassin´s Creed, nos llega un juego de supervivencia en tercera persona muy peculiar. Aquí no llevaremos al ser humano de turno que se ha perdido en una isla perdida y tiene que sobrevivir mientras va descubriendo poco a poco…

Ancestors: The Humankind Oddyssey

Nota Final – 8.1

8.1/10

Notable evolución

Ancestors: The Humankind Oddyssey como título es una apuesta muy, muy original, dispuesta a dar un enfoque jugable a la historia evolutiva, pero como tal aun le queda justamente mucho por evolucionar, ya que las mecánicas pueden tender a ser repetitivas sobre la marcha pese al enfoque medianamente realista de la apuesta del juego.

Puntuación de Usuarios: ¡Se el primero en votar!

Serika

Bióloga pretender a tiempo parcial. Friki a tiempo completo. Amante de los bichos, los robots y demás criaturas conocidas y por conocer.
Serika
About the author

Serika

Bióloga pretender a tiempo parcial. Friki a tiempo completo. Amante de los bichos, los robots y demás criaturas conocidas y por conocer.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.